domingo, 9 de agosto de 2009

Crónica 46 - Abuela, nieta y periodismo

Conversación con mi abuela sobre mi condición de redactora...

Abuela: Hay que mantenerse entrenado...
Yo: Sí, yo escribo habitualmente... Y también leer lo que están escribiendo los periodistas ayuda a mantenerse actualizado...
Abuela: (con vos incrédula) ¿Vos leés los diarios?
Yo: (con voz de autosuficiencia) Claro...
Abuela:...
Yo...
Abuela: (Todavía incrédula) ¿Tu papá compra el diario?
Yo: Sí, además yo leo en internet.
Abuela: (?)
Yo: Ahí tengo todos los diarios. Y leo todos los días.
Abuela: (cambiando de tema pero dando señales de no creerme al 100%) Sí, es importante...

Nota al pie: Aquí encontré en mi abuela un resabio de la idea de que los hombres son los que leen los diarios. Los hombres y no los jóvenes ni las mujeres, justamente las dos cualidades que me caracterizan. Lo demuestra la incredulidad de que lea los diarios y el hecho de que si los leo es porque los trae el "hombre de la casa" al hogar... Y no mi mamá o yo misma buscando las noticias por mis propios medios.

7 comentarios:

Sim dijo...

Pensé que a tu abuela no le gustaba que leyeras el diario por lo peligrosamente engañosos que son! jajajaja

posta q pensé q era por eso! después entendí tu punto!

sonoio dijo...

buen punto de vista antropológico!!!

un beso

Celeste dijo...

jaja no mi abuela está lejos de creer que en los diarios no se publica "la verdad"... Ella no ve a los periodistas como manipuladores

SF dijo...

por lo menos lees los diarios, podres creer que hay muchos estudiantes de comunicación que no lo hacen, ni siquiera en internet?

Carlos María dijo...

Reivindicando a las abuelas…

En estos momentos debía estar trabajando, terminando un escrito que debo presentar mañana en el trabajo. Sin embargo, algo en mi me hizo ir de un lado a otro y encontrar tu blog. A veces uno en el Internet trata de buscar cosas para divertirse, para informarse o para educarse. En el caso de tu blog me encontré por aquí y por allá con cosas de tu vida que sucedieron en mi propia vida, aunque de forma distinta.

Es curioso, pero en mi caso, mi primer periódico no me lo dio mi padre, ni mi madre sino mi abuela, y no era precisamente un periódico sino una revista independiente, de las pocas en aquella época llamada “Proceso”.

En aquél entonces, como a lo mejor ocurrió en tu país en la misma época, todo mundo decía que nuestro Presidente era lo máximo y que nos había llevado al progreso y desarrollo. Pero a través de mi abuela y de aquella revista que me dio empecé a ver las mentiras, las manipulaciones y maquinaciones de esas personas que se decían demócratas. Fue revelador.

Con el tiempo mi abuela y yo pensamos diferente en muchas cosas dentro de las verdades que ambos conocíamos. Teníamos distintos puntos de vista, sobre la vida y nuestras vidas. Pero a final de cuentas, cuando partió, lo importante y lo que siempre recordaré es que al menos nos conocimos y nos quisimos a pesar de los mundos generacionales que nos separaron. Igualmente, las diferencias que tuve y tengo con ella me hicieron comprender un poco más quien soy y a ver mis defectos. Aun ahora sostengo vividos debates con ella, sobre lo que es el amor, la política, la religión. Sin embargo, con mucha mayor frecuencia le reclamo lo mucho que me hace falta cuando se trata de discutir algo con alguien.

Celeste dijo...

Carlos te agradezco tus palabras. Me encantó conocer la historia acerca de cómo tu abuela te hizo leer la realidad...y darte cuenta de las mentiras de los grandes medios.

Obviamente mi abuela también tiene muchas cosas de las cuales debo aprender...pero este no es el caso, lamentablemente

Me alegra que hayas llegado aquí dando vueltas por internet...

PERUCHO dijo...

yo también llegué dando vueltas por ahí...desde el twitter de no lo soporto para ser exacto... lo primero que leí fue esto y me parece una gran conclusión la tuya, buena lectura! ahora me doy una vuelta por el resto de tu blog, date una vuelta por el mío si quieres! saludos!

Publicar un comentario